12 enero, 2015

25 mujeres, 50 tetas..."Lunes Tetas"

Recomendaciones iniciales:
  • Esta entrada forma parte de la iniciativa #LunesTetas, que lejos de intentar denigrar a nadie ni faltar al respeto, pretende demostrar que se puede divulgar en serio sobre tetas.
  • Posiblemente no sea un texto adecuado para menores de 16 años (pero da igual... si dejas que tu hijo navegue por internet sin supervisión esta recomendación vale de poco)
  • Esta entrada se ajusta a los cánones de longitud establecidos en conversaciones de twitter, no superando las 1000 palabras. 
  • Recomiendo poner de fondo la canción de inicio mientras se lee la entrada. 
  • Disfruten de las tetas (con el permiso de la portadora... claro está)

25 mujeres, 50 tetas. Jota. 
Chupame la minga dominga...


Tetas, ni esencialmente ni únicamente

Es evidente que las mamas son uno de los rasgos de la anatomía femenina que mas atrae sexualmente al sexo opuesto heterosexual, habiendo una cierta correlación entre tamaño y poder de atracción. Sucede igual con caderas, labios, cuello y el largo etc de todos los fetichismos del mundo mundial. Sin embargo esto no es así para todos los hombres y mujeres, ni en todos los tiempos, ni en todas las culturas. 

Una de las cosas que más llama la atención en biología es que el resto de simios mas o menos cercanos a nosotros no poseen un pecho tan espectacular como el de la hembra de Homo sapiens, mas bien al contrario, el pecho de gorilas, chimpancés y bonobos permanece bastante oculto y disimulado hasta que no llega el tiempo de amamantar a las crías. También es cierto que el resto de primates no está de pie... y eso podría tener su importancia. 
Hembra de Bonobo (a mi me parece que se pone ofrecida)
Hembra de Bonobo (a un bonobo le parece que se pone ofrecida)

Hembra de Gorila (Tiene una mirada golosa)
Hembra de Gorila (Esto si que es goloso para el gorila macho)

Quizá el caso de los Bonobos no sea el mejor ejemplo ya que tienen comportamientos sexuales parecidos a los humanos (o lo que a los humanos nos gustaría tener). Suelen mantener sexo frente a frente, pasan bastante tiempo sobre sus extremidades traseras, etc. 



Parece que esta estrategia de pecho pequeño es la más lógica para animales que van a cuatro patas. En ellos, el rasgo de sexualidad mas aparente está en la cadera y pubis. Cuando te mueves sobre las extremidades traseras, esa zona queda mucho mas escondida, quedando mas expuestos el rostro y el pecho.

Hay quien ha relacionado el tamaño del pecho con la capacidad lactante de modo que evolutivamente los machos han escogido a hembras porque pueden alimentar mejor a sus crías... sin embargo esto no parece ser cierto. Una teta grande se relaciona mas bien con una mayor cantidad de grasa (y en menor medida, retención de líquido) y no con unas glándulas mamarias mas productivas. Muy al contrario, un pecho grande podría dificultar la lactancia de un bebe al dificultar la respiración por la nariz mientras este lacta. 

He encontrado tres hipótesis que intentan explicar esta obsesión de los humanos por los pechos grandes: 

  1. Hipótesis del estado nutricional - Como he mencionado, el pecho grande se relaciona con acumulación de grasa y por tanto con un estado nutricional aceptable y una salud fuerte. Esto si asegura que las crías puedan sobrevivir. 
  2. Hipótesis del estado ovulatorio - A lo largo del ciclo menstrual, los pechos van sufriendo variaciones (a veces muy visibles en su volumen). Normalmente, su mayor volumen suele ser durante la ovulación, momento durante el cual la mujer puede quedarse embarazada con mayor probabilidad (y que suele coincidir con una subida en la libido de ella). En otro animales esta situación es mucho mas evidente en las nalgas y el olor, pero en las hembras humanas la señal mas directa podría ser a través del pecho. 
  3. Hipótesis de la simple señal sexual o teoría del eco genital- Como he mencionado anteriormente, el pecho podría ser un sustituto frontal de las nalgas. La bipedestación dejó ocultas de alguna manera las señales sexuales mas evidentes e hizo necesaria una potente señal sexual que fuera percibida de frente, la forma mayoritaria en que se relacionan sexualmente los humanos.
Cada hipótesis tiene sus puntos débiles y probablemente lo correcto sea pensar en una mezcla o suma de las tres (y alguna otra). 

Hembra humana (a mi me parece que se pone ofrecida)
Hembra humana (a mi me parece... que también se pone ofrecida)
Según el director del instituto de etnología americana de Dusseldorf, Helmut Krumbach, en las culturas de la antigua América el pecho femenino no tenía, y por una parte entre los indígenas de hoy todavía no tiene significación erótica, sexual o estética, sino solamente aspectos biológicos. A niños se les lactaba y se les lacta has hoy en día durante varios años inclusive en público. 



Para la cultura mursi de Etiopía, el canon de belleza y sexualidad está representado en los platos incrustados en su boca y/o orejas. 

Claro, que también hay a quien le parece que esto es sinónimo de belleza. Sino ¿Para qué se lo hacen?




Aunque a mi me surge una duda después de todo lo visto. En todas estas explicaciones sobre el pecho y la sexualidad... ¿Dónde encajan estas Tetas?


Siempre me intento convencer de que para gustos los colores... pero creo que hay cosas que son objetivamente feas. 

Esta entrada participa en el desafío #lunesTetas que Francis Villatoro y Arturo Quirantes lanzaron a la blogosfera.